Get Adobe Flash player

Las Caucheras

Las Caucheras

Ubicación

Están emplazadas en la jurisdicción parroquial de Cosanga (25 minutos de Baeza, vía al Tena), a una altura promedio de 2.100 m.s.n.m., con una temperatura de 16.5°C y pluviométrica de 2.314.1 mm3.

Acceso

Por un carretero ubicado a 100 m antes de llegar a la parroquia de Cosanga, costado derecho de la vía principal. Desde allí dista 3 kilómetros para llegar a Cabañas San Isidro, 11 a Cabañas El Aliso y 15 a Sierra Azul, donde se atraviesa el río Cosanga por un puente colgante de 150 m de luz, continúa un sendero de piedra y arena durante 20 minutos hasta llegar a la hostería Sierra Azul. Existen accesos fáciles para ver aves, bosque nublado o cascadas atravesando bosque primario.

Descripción

Cabañas San Isidro. Se encuentra ubicado a una altura de 2.500 m.s.n.m. La selva nublada tiene una temperatura agradable, variedad de aves, plantas e inclusive mamíferos grandes. Con 1.300 ha. de selva primaria,  ha ganado la reputación de ser el pionero en conservación a nivel privado y en turismo de observación de aves y naturaleza en las estribaciones este de la Cordillera de los Andes. Hospedarse en San Isidro significa tener acceso al bosque y su biodiversidad mediante un excelente sistema privado de senderos que hacen posible que el huésped disfrute de lo que ha venido a buscar: hermosas aves y naturaleza virgen.  Su estadía en San Isidro colabora directamente con la conservación de la reserva y de la zona en general así como con la investigación biológica. Al llegar, el visitante siente el impacto de la estética perfecta en la entrada principal llena de flores de mayo, lejos del ruido citadino. Adornan su entorno cabañas placenteras teniendo como anfitriones colibríes juguetones que curiosean a cada excursionista mientras se alimentan de su néctar; senderos guiados y autoguiados para sentir el encanto del bosque lleno de  enormes y coposos árboles, aves como la escandalosa pava de monte o el ruido terrestre de algún huidizo animal. Los puentes, construidos en madera sobre cristalinos riachuelos, dan la idea de unión entre agua, tierra y selva. El equilibrio en estos componentes provoca el asombro embelesado y la mirada hipnotizante en cada paso del turista.

Cabañas El Aliso. La peculiaridad de este complejo son los vestigios permanentes del oso de anteojos, el puma y las variadas mariposas. No es raro encontrarse en los senderos con aves solitarias que caminan como guías por delante sorteando ramas y agua. La pava de monte, con sus torpes movimientos, asusta al transeúnte ávido de fotografiarla. Se puede deambular sin peligro por los senderos en la noche, sentir su quietud armónica, visitar la limpia y fresca casa del oso de anteojos rodeada de bromelias violentamente arrancadas, o escuchar, nítidamente, el potente ruido que provoca la lombriz gigante al arrastrarse por el subsuelo en medio del compás cantarino de chicharras y presencia del búho vigilante.

Bosque Protector Sierra Azul. Está en el área de amortiguamiento de la zona baja de la Reserva, sobre el sector de los ríos Aragón, Cosanga y Colorado. El sitio mantiene las características de biodiversidad que identifican al área manejado por manos privadas; se desarrollan en el lugar proyectos de ecoturismo y otras actividades de conservación. Las dos cascadas ubicadas a tres horas de camino a través de bosque primario, son lugares paradisíacos donde el visitante puede acceder a un baño recreativo en medio del ruido ensordecedor de las aves y el agua cristalina.

Los complejos son lugares especiales para ornitólogos, entomólogos, botánicos, conservacionistas; brindan oportunidades para apreciar la diversidad biológica del bosque nublado.

Historia

Por los años 1875 a 1892 se constituyen en el Oriente focos de atracción mercantil con la producción de vainilla, tagua y tabaco, pero sobre todo la explotación del caucho que se encontraba en abundancia en estado silvestre. La explotación del caucho atrajo gran cantidad de aventureros colombianos y peruanos, quienes, debido a la explotación indiscriminada, exterminaron esta especie de la zona. De esta actividad se conoce el nombre del sector como “Las Caucheras”.

Cabañas San Isidro. Se fundó hace cuarenta años con la visión de hacienda familiar, al típico estilo ecuatoriano como rancho ganadero por medio de la familia Bustamante, de la ciudad de Quito, cuando aún no existía acceso expedito para explotarla. Siempre con una preocupación profunda para la dirección conservacionista del recurso natural apropiado, así como por la necesidad urgente de proteger la única flora y fauna de la zona, el Ing. Simón Bustamante dejó la mayoría de su inmensa propiedad intacta y arbolada, casi como la tomó en principio. Durante algunos años y después de mucho trabajo, San Isidro ha evolucionado y tiene cabañas turísticas cómodas rodeadas del bosque húmedo subtropical, nublado en su contorno. Al momento su dueña y administradora es la señora Carmen Bustamante, hija del propietario anterior.

Cabañas El Aliso. “En el año 1972 realicé mi primera visita a Cosanga por invitación de Don Guillermo Reyes. La vía al Tena se encontraba en construcción a cargo del Batallón Chimborazo acantonado en Cosanga. La visita al valle de ‘Las Caucheras’ fue una de mis más gratas experiencias y la magia del lugar me impresionó profundamente, que en mi interior creció un sueño ahora hecho realidad. A partir de ese año, hasta finales de 1978, realicé visitas con prolongadas estadías en la selva hasta conseguir los títulos de propiedad en el año 1981. La actividad ganadera siempre me produjo un rechazo muy fuerte en este valle, cuya riqueza ecológica debía ser una prioridad a protegerse, y al mismo tiempo debía buscar alternativas de producción. El turismo era una alternativa muy atractiva, en vista de que hacia la zona del Tena y Misahuallí esta actividad se encontraba creciendo y San Isidro había iniciado sus primeros intentos hacia 1982? En 1984 inicié actividades de investigación en aves, insectos y murciélagos. Posteriormente, en 1991, construí el primer proyecto piscícola del cantón Quijos, compartiendo con los primeros grupos de turismo e investigaciones con estudiantes extranjeros y nacionales. Los resultados más destacables de estas Investigaciones son: Estudio de la lombriz gigante realizada por Eve Bagg. Herbario de especies arbóreas, el primero en Napo. Inventario de recursos turísticos de Quijos. Hidrología de finca El Aliso, desde 1991 hasta 1996, cuyos resultados han permitido caracterizar las condiciones climáticas de temperatura, pluviosidad, humedad ambiental y otros parámetros que permiten esclarecer las condiciones ecológicas para la exuberancia natural del bosque y la biodiversidad de especies existentes en la zona. En la actualidad se mantienen actividades de ecoturismo y de investigaciones científicas en la biodiversidad, volcanismo y aspectos socioeconómicos del sector”.[1]

Flora

Aliso, espinas, palma, guadúa, zuro; orquídea, flores selváticas, helecho, bromelia y una gran variedad de grandes árboles nativos típicos de bosque primario.

Fauna

Pava de monte, gallo de la peña, carpinteros, atrapamoscas, tangaras, águila negra y castaña, quetzal coronado, tucán, pato, búho, colibrí, loro, golondrina; mariposa; murciélago; danta, venado, oso de anteojos andino y oso hormiguero gigante, tapir, mono nocturno, puma, tigrillo, sacha perro, conejo; lombriz gigante.

Actividades turísticas

  • Caminata.
  • Fotografía.
  • Observación de flora y fauna.
  • Campismo.
  • Paseo a caballo.
  • Pesca deportiva.
  • Investigación científica.
  • Baño recreativo.

Servicios

  • Alojamiento
  • Alimentación.
  • Tours a través de reservaciones.

Recomendaciones

  • Llevar ropa abrigada, impermeable y botas.
  • Guíese por sus rótulos informativos.
  • Servicio a través de reservaciones en la ciudad de Quito; para ello ver información en Planta Turística con el nombre de las respectivas cabañas.

 

 

 

 


[1] Silva Marco, Historia de las Caucheras.

 

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS